Comuna Verde

Cuerpo y Mente

El paracetamol daña el hígado

31 agosto, 2012 por Cupón A Tierra en Cuerpo y Mente. .

El paracetamol es uno de los analgésicos sin receta más vendidos. Se vende bajo muchas marcas y es uno de los ingredientes de casi 200 fármacos, tanto sin receta médica como con receta.
Casi todo el mundo piensa que el paracetamol es seguro, pero lo cierto es que puede provocar graves daños al hígado – e incluso insuficiencia hepática aguda – si se toma en dosis lo bastante altas. De hecho, en los Estados Unidos constituye una de las principales causas de insuficiencia hepática, siendo responsable de más de 56.000 casos de visitas a urgencias, 2.600 hospitalizaciones y 450 muertes al año.

¿Peligroso a cualquier dosis?
La mayor parte de la gente solamente corre riesgo de sufrir  hepatotoxicidad si sobrepasa la dosis recomendada. Casi todos los casos de daños hepáticos se producen entre personas que han tomado al menos 10-15 gramos, es decir, más del doble de la dosis recomendada. Muchas de las visitas a urgencias y muertes causadas por intoxicación con paracetamol son consecuencia de sobredosis accidentales o intencionadas (por ejemplo, intentos de suicidio). Pero algunas personas son más sensibles a la intoxicación por paracetamol, y pueden sufrir daños en el hígado incluso con la dosis recomendada. Un estudio realizado por la FDA demostró que cerca del 20% de las personas con hepatotoxicidad provocada por paracetamol habían tomado una cantidad inferior a la dosis diaria recomendada. Para otros sujetos, la dosis peligrosa no es mucho más alta que la recomendada, es decir, el umbral entre una dosis terapéutica y una dosis tóxica es más pequeño con el paracetamol que con muchos otros medicamentos. Además, algunos expertos creen que tomar paracetamol durante varios días seguidos puede provocar una peligrosa acumulación del fármaco en el organismo.

El paracetamol tiene más probabilidades de causar toxicidad hepática con dosis casi normales cuando se consume alcohol. De hecho, los bebedores habituales pueden ser más propensos a sufrir daños hepáticos con el paracetamol aun si no beben al mismo tiempo que toman el fármaco. El riesgo parece aumentar más incluso si se toma paracetamol unas horas antes o después de beber, y en algunos casos con márgenes temporales más amplios.
Desde mediados de los 90, el envase de Tylenol empezó a incluir una advertencia donde se desaconseja consumir alcohol mientras se toma este fármaco. El prospecto actual de Tylenol incluye información más específica
sobre los efectos adversos de mezclar paracetamol con alcohol:

Avisos
Advertencia sobre el alcohol: Si consume 3 bebidas alcohólicas o más al día, pregunte a su médico si debe tomar paracetamol u otros medicamentos contra el dolor o la fiebre. El paracetamol puede provocar daños en el hígado.

Cómo daña el paracetamol al hígado
Al igual que muchos otros fármacos, el paracetamol se metaboliza en el hígado. Si se satura la vía normal de procesamiento del fármaco con dosis elevadas, entra en acción una vía distinta conocida como sistema enzimático del citocromo P450. Cuando esto sucede, se produce un derivado metabólico llamado NAPQI que destruye los
hepatocitos. El alcohol y muchas otras drogas y medicinas también utilizan el sistema metabólico del citocromo P450, y el riesgo de saturación aumenta cuando el hígado se ve forzado a procesar el paracetamol y esas otras sustancias al mismo tiempo. La intoxicación por paracetamol sigue tres etapas. Durante las primeras 12-24 horas tras la ingestión del fármaco, es posible experimentar náuseas y vómitos. Durante la segunda fase, entre
las 24-48 horas del consumo, es normal sentir una mejoría. Sin embargo, pasadas 48-72 horas, la concentración de enzimas hepáticas (ALAT y ASAT) comienza a aumentar, lo cual indica que se han producido daños en el hígado. En los casos más graves, es posible sufrir acumulación de ácido en la sangre, hemorragias copiosas e incluso caer en coma. Llegados a esta etapa, solamente un trasplante de hígado puede evitar la muerte.

Por suerte, existe un antídoto para la intoxicación por paracetamol. En condiciones normales, el NAPQI se depura con glutatión, un antioxidante producido por el propio organismo. Sin embargo, cuando hay demasiado paracetamol en el organismo, el suministro de glutatión puede agotarse. Para contrarrestar la toxicidad por paracetamol puede administrarse un aminoácido llamado N-acetilcisteína (NAC) que restablece el glutatión en las células. La NAC
es más efectiva cuando se utiliza en las 16 horas siguientes a la ingestión de paracetamol; sin embargo, no es fácil reconocer los problemas gastrointestinales como uno de los primeros signos
de intoxicación por paracetamol.

¿Advertencia justa?
Un panel consultivo de la FDA ha recomendado ya varias veces (la última en septiembre de 2002) incluir una advertencia en todos los productos con paracetamol sobre el riesgo de toxicidad hepática.
En enero de 2004, la FDA lanzó una nueva campaña de educación pública que advertía a los consumidores de los riesgos potenciales que conlleva el consumo de paracetamol y otros analgésicos. En la actualidad, algunas compañías farmacéuticas incluyen claramente esta advertencia en los productos que lo contienen. Esto es importante, ya que es posible sufrir sobredosis involuntarias por tomar dos o más medicamentos juntos sin darse cuenta de que todos contienen paracetamol. Sin embargo, la FDA sigue sin exigir que estos productos lleven una advertencia sobre el riesgo de hepatotoxicidad.

El paracetamol en caso de hepatitis

¿Qué significa todo esto para las personas con hepatitis B ó C crónica? Los médicos tienen por costumbre recomendar paracetamol para aliviar dolores, molestias y fiebre, que son efectos secundarios comunes de la terapia con interferón. El paracetamol es inocuo y eficaz para la mayor parte de la población. Según el Dr. John Senior, de la FDA, “Está bastante claro que la dosis normal para la gente normal es muy segura. Pero no todos somos gente
normal”. Aun así, para muchas personas el paracetamol es una buena opción, especialmente si se tiene en cuenta que otros analgésicos sin receta también causan problemas (como hemorragias digestivas en el caso de la aspirina y los antinflamatorios no esteroideos). En la actualidad, muchos especialistas recomiendan a sus pacientes con el VHC que tomen una dosis inferior a la recomendada para las personas con el hígado sano. Además, es importante que los médicos sepan qué fármacos están tomando sus pacientes (con y sin receta) para poder recomendar la dosis adecuada de paracetamol a sus pacientes con hepatitis C.

Los siguientes consejos pueden ayudarle a prevenir la toxicidad hepática causada por el paracetamol:

• No sobrepase la dosis recomendada de 4 gramos en un plazo de 24 horas (por ejemplo, 12 comprimidos de Tylenol normal, o bien 8 de Tylenol extrafuerte)
• No tome la dosis máxima diaria de una sola vez; distribúyala a lo largo del día
• No consuma paracetamol más de 10 días seguidos
• Evite beber alcohol; esto es importante para las personas con hepatitis tanto si toman paracetamol como si no
• Si se ingieren 2-3 bebidas alcohólicas al día no debe sobrepasarse la dosis recomendada de paracetamol (2 gramos cada 24 horas)
• En caso de padecer fibrosis hepática avanzada o cirrosis debe evitarse el paracetamol
• Anote la cantidad y el momento en que ha tomado el fármaco si no lo recuerda bien de memoria
• Compruebe las etiquetas de todos los medicamentos; la suma de pequeñas dosis de paracetamol en fármacos compuestos puede provocar serios problemas.

Por http://www.hcvadvocate.org/hepatitis/sp_factsheets/Paracetomol.pdf

Compartir este artículo

About Cupón A Tierra

Cupón a Tierra es el primer portal de compras colectivas exclusivamente pensado para acercar a los consumidores a un estilo de vida saludable desde el consumo consciente y socialmente responsable con el medio ambiente, la naturaleza y las personas.

Mirar todos los articulos de Cupón A Tierra →

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Avisos
Imágenes
  • Beneficios del Té verde
  • 7 hechos poco conocidos de los musgos que necesitas saber antes de Navidad
  • Té para superar la ansiedad
  • Cromoterapia: Azul, el color de la tranquilidad
  • Vientre plano con remedios naturales